Es bastante frecuente que antes los dilemas que se nos presentan, incluso ante pequeñas decisiones, nos quedemos bloqueados, y no sepamos que hacer.

Si esto se repite con mucha frecuencia, hay que reconocer que necesitamos una ayuda profesional para estudiar y evaluar nuestra actitud y capacidad, con el fin de modificar aquello que nos tiene bloqueados.

Si esta situación no es tan frecuente, sino más bien circunstancial, podemos seguir un pequeño guión a modo de procedimiento. Los pasos a seguir serían estos:

  1. Identificar el punto de bloqueo
    Esto es, estudiar desde donde parte la situación o caso, el camino que he seguido, y por fin, en que punto me encuentro.
  2. Identificar el dilema que nos plantea el bloqueo
    Más concretamente, resumir en una frase corta el bloqueo. Normalmente será una pregunta. Por ejemplo, «¿Que hago a partir de aquí?» «¿No se que hacer?», o «¿Que opción elijo?». Este es el dilema.
  3. Filtrar el dilema
  4. Es necesario que entendamos si lo que realmente tenemos es un bloqueo (algo así como “me he quedado en blanco”), o realmente me encuentro ante una situación dificil. Vamos a definir aquí difícil como: “tengo muchas opciones, por lo menos más de tres; no hay ninguna especialmente destacada; todas parecen suficiente positivas (o negativas) y están muy igualadas”. Es decir, ese tipo de casos en los cuales la duda nos asalta pues no somos capaces de identificar una opción claramente “ganadora” (o menos “perdedora”).
    Los dilemas que no coincidan con esta descripción no se deberían considerar difíciles. Si nuestro dilema no es de estos y aun así estamos bloqueados, es que tenemos alguna limitación o creencia que nos bloquea. En ese caso hazte ayudar por un Coach Personal.
  5. Refinar el dilema
    Haciéndonos la siguiente batería de preguntas, que nos ayuda a despiezar el asunto para acometerlo paso a paso. Esta secuencia se hace resolviendo cada paso, sin progresar hasta el siguiente, sino se ha resuelto el actual. Los pasos a dar son:

    1. Llegados a este punto ¿Entiendo REALMENTE bien el asunto?
    2. ¿Me engaño en algo? Se sincero contigo. Si te engañas vuelve al punto anterior
    3. ¿He planteado todas las opciones? ¿Alguna más?
    4. ¿Tengo claras todas las opciones?
    5. ¿Tengo toda la información que necesito? Si me falta información, ¿Donde la puedo obtener?
    6. ¿Tengo claras las consecuencias de cada opción?
    7. ¿Estoy dispuesto a asumir las consecuencias? Eliminar de la lista de opciones aquellas en las que se ha respondido que NO.
    8. Con las opciones que me quedan ¿Soy libre de elegir una de ellas? Si no lo fueras deberías identificar que o quien no te permiten ser libre.

Si nos hemos encontrado con dificultades para respondernos estas cuestiones, o para pasar por este pequeño procedimiento, es que necesitamos ayuda externa y lo más razonable sería solicitar la ayuda de un Coach Personal.

Analisis de opciones
Etiquetado en: